sábado, 19 de diciembre de 2009

La banda sonora de mi vida


¿Alguien se ha parado a pensar qué sería nuestra vida sin música?
La música desde siempre ha sido una fiel compañera, tanto en tiempos de alegría como de tristeza. Todos tenemos alguna o algunas canciones asociadas a momentos de nuestra vida, que vuelven a nuestra mente cada vez que las escuchamos. En casa siempre hemos sido muy musicales así que yo no iba a ser la excepción: Toda mi vida he estado acompañado por varios tipos de música: desde la música infantil en mi más tierna infancia, hasta el pop rock de los años 60 o 70 en la actualidad. Voy a intentar hacer una selección de las canciones que para mí han sido más significativas.

Ya de pequeñísimo (tendría yo unos 3 o 4 años), merodeaba por casa con un reproductor de cassettes idéntico a este, propiedad de mis padres, escuchando sin parar las canciones infantiles de la época. Al poco tiempo, viendo que el niño había salido con una gran afición por las cintas, mi tío decidió regalarme mi primer reproductor de cassettes propio, del cual no conservo ninguna foto y lamento profundamente que me lo tiraran aun estando estropeado. Parchís, Enrique y Ana, Grupo Nins y derivados no paraban de sonar, pero de entre todas las canciones, la que más sonaba era “arriba, abajo”, de parchís. Sonó y sonó hasta que la cinta decidió que quería pasar a mejor vida. Años después he conseguido nuevamente la cinta que tenía y que incluía dicho tema… Y sigue sonando.

Más adelante evidentemente fui conociendo grupos y solistas nuevos que también dejarían una profunda huella en mí.

Ya entrado en la adolescencia, cayeron en mis manos 3 cintas de Mocedades. La pobre insensata que me las prestó no debía suponer ni de lejos la de veces y veces que llegaría a ponerlas, llegando a meterles en el cerebro a toda mi familia algunos de los temas más emblemáticos del grupo. Sin embargo, la que más sonó fue “Eres tú”, canción que se encargó de reflejar la amistad que hay entre un gran amigo mío y yo desde hace ya unos 15 años: los dos por aquél entonces trabajabamos en una radio local, y los dos nos la dedicamos.

También fue por aquél entonces cuando mi afición por el karaoke se hizo notar, y en la comunión de una parienta lejana mía conocí a otro buen amigo con el que hasta hoy hemos compartido un buen numero de juergas, cenas a base de pescaito rico y cantadas. Una de las canciones que más veces hemos cantado ha sido “el gato que está triste y azul”, de Roberto Carlos. No, no hay ni filmación ni grabación de nosotros dos cantando.

Ya a finales de mis años universitarios, y concretamente en la cena de fin de carrera, Decidimos entre unas compañeras y yo interpretar a varias voces un tema de Lluís llach que a partir de aquél momento quedaría grabado en nuestra memoria. “Que tinguem sort”, era el mensaje que todos los que acababamos la carrera nos queríamos transmitir mutuamente, por lo que la interpretación de dicho tema fue muy emotiva y significativa.

Para rematar el post y no alargarme más, hay otro tema que me ha acompañado durante muchos años, desde que se hizo notar mi afición por cantar, y que dedico a todos los que hayáis tenido la paciencia de llegar al final de esta entrada. “You’ve got a friend", de Carole King.
Espero que os guste, y os animo a que comentemos entre todos las canciones que más han significado en nuestra vida.

5 comentarios:

Candela dijo...

Ay Joanin!! Que nostalgia!!

Jorge dijo...

A mi también la música me ha acompañado desde pequeño. Lo que son las cosas, cuando tenía 4 o 5 años, no soportaba todo aquello que estuviera cantado en inglés, quizá porque era lo que más se escuchaba en mi casa. Ahora en cambio, escucho de todo sin distinción de idiomas ni de estilos.

No hace mucho, estuve planteándome hacer un cd donde recopilar las canciones de mi banda sonora pero eran tantas que al final dejé la idea. Además, algunas ay momentos que me apetecen, otras no. Hoy por mi cabeza de esa recopilación que siempre me acompañan en mi reproductor mental me quedo con Aquellas pequeñas Cosas de Serrat, comparto la de el gato que está triste y azul y añado un par de ellas así más modernitas: quisiera ser de Alejandro Sanz, trabajo duro de el último de la fila y adiós de la oreja de van gog. Bueno, ayer de vuelta de madrid sonó en la radio al poco de arrancar una que la he hecho mía gracias a mi madre, no es otra que acuarela de Toquiño. De esta canción, se han sacado múltiples versiones. Yo me quedo con la original en portugués, aunque cuando empecé a quererla fue cuando la escuché en español.

Joan dijo...

Yo también he tenido alguna vez la idea de hacer un cd con mis canciones más significativas, pero me pongo a seleccionar y soy incapaz de escoger las canciones que quepan en un cd, a parte de que ciertamente, algunas apetecen el determinados momentos. A parte de eso es que hay cintas enteras que forman parte de la banda sonora de mi vida, de hecho tengo una maleta de esas de 24 cintas donde guardo como oro en paño 24 joyas que me han acompañado desde pequeño hasta hoy mismo, pasando por años universitarios y por varias épocas, así que seleccionar... más bien chungo. Eso sí, las 5 que he puesto en el post son las más significativas, esas que me apetece escucharlas cualquier día y a cualquier hora.

marisa desaztre dijo...

¡¡Jooooo, que si es importante la Música en nuestra vida!! Dímelo a mí. Yo, además, llevo en mi cabeza un cúmulo de músicas y sonidos y todo cuánto me ocurre de especial lo aderezo con su respectiva banda sonora. Por ejemplo, que me toca clase de Música con el curso peor del colegio, pues mientras voy llegando va sonando la banda sonora de Psicosis (Ñiñiñi..), que me llega un trabajo urgente en secretaría para ya mismo pues empieza la de Misión imposible,... y así sigue la cosa. Pa encerrarme, vamo, jeje.
Coincido con las canciones de Mocedades y el gato pitufo, jeje. Tengo por ahí otras canciones guardadas en la memoria que me encantaron desde que las escuché y las pongo con frecuencia como algunas de Carlos Cano y de Serrat. Podría hacer una lista muuuuu larga, muuuu larga, así que mejor no la empiezo que me conozco y esta respuesta ya es pelín larguita. Bezozzzzzzz.

Ragofer dijo...

Una canción significativa en mi vida puede ser la de Los años que nos quedan por vivir de los Lunes, fue en un momento concreto de mi vida sentimental, aunque aquello ya hace casi un par de décadas y no forma parte de mi presente.
Por lo demás no hay canciones concretas a destacar en mi vida, solo voces femeninas y poco más.
En mi infancia no existieron esos parchis, a pesar que sí estaban ahí para el resto de niños, pero parece ser que para mí no, y tengo que reconocer que en la actualidad me agrada escucharlos.