miércoles, 27 de mayo de 2009

Aquella infancia de los 80 III. Homenaje a una rareza



No cabe ninguna duda de que de nuestra etapa infantil, todos conservamos algunas cosas que nos hicieron felices: libros, comics, cromos, vídeos, cintas etc etc. La verdad es que a principios de los años 80 los niños de entonces gozamos de abundante material creado especialmente para nosotros, sobretodo en el terreno musical.

Al margen de los grupos de aquella época, sobradamente conocidos, normalmente se editaban lo que se conocía como cintas de gasolinera, en las que se incluían versiones de los temas más exitosos del momento, interpretadas por artistas totalmente anónimos. Dichas cintas tenían un precio muy inferior a las originales y, dicho sea de paso, la calidad era generalmente muy inferior, aunque había algunas excepciones, como la cinta a la que hace referencia este post.

De todos es sabido que a finales de los años 70, uno de los grupos infantiles que tenía más éxito era el dúo Enrique y Ana. Concretamente, en 1978 lanzaron al mercado su archiconocido LP titulado "el disco para los pequeños" (hispavox 1978), en el que aparecían temas como: "Las canciones de los peques", "Orzowei", "El tren se va", "bailas tú", "Muy bien tomás", "La gallina co-co-ua", "el trenecito", "Charlestón" etc. Paralelamente, ese mismo año apareció una de esas cintas de gasolinera interpretada por un dúo llamado Quique y Alma, titulada "cantan los éxitos de enrique y ana". Dicha cinta, incluía exactamente las mismas canciones que el disco original de Enrique y Ana y en el mismo orden, salvo que, desafortunadamente para el famoso dúo, Quique interpretó mucho mejor que Enrique del pozo sus canciones correspondientes, mientras que Alma hizo lo propio con las de Ana Anguita. La cinta en cuestión salió editada con varias portadas, y distribuida, evidentemente, por un sello discográfico totalmente desconocido: Satosa.

Soy plenamente consciente de que estas cintas con versiones de temas, llamadas también cintas de covers, hacían realmente daño a los artistas originales, pero en este caso concreto, el dúo Quique y Alma a mi modo de ver hizo unas versiones mucho más dignas que las originales de Enrique y Ana, y a los hechos me remito: hasta el día de hoy, he conocido muchísima más gente que tenga la cinta de versiones, y muy poca que tenga la original de Enrique y ana. Quizá sea porque yo conservo esa cinta con muchísimo cariño, ya que son las versiones que yo escuchaba de pequeño y que, vamos a decirlo claro, sigo escuchando cuando me apetece, pero lo cierto es que cuando tuve la ocasión de escuchar las versiones originales de Enrique y ana de "Las canciones de los peques", por citar una canción, me decepcionó bastante. Es por eso que he querido dedicar un post a esta cinta que amenizó la infancia de mucha gente, y que ahora ha quedado, probablemente, encerrada en el baul de los recuerdos.

Como siempre, os pongo un enlace para que podáis escuchar justamente el tema "las canciones de los peques", tema que estoy seguro que todos recordaréis, interpretado por Quique y Alma, y juzguéis vosotros mismos qué versión os parece mejor.

http://www.goear.com/listen/4dc3f2d/Las-canciones-de-los-peques-Quique-y-Alma


7 comentarios:

Marta Minguella dijo...

OLÉEEEEEEEEEEEEEEEEE JOAN...que lujo...te ponen como a mi el contador y se nos disparan las ideas y los dedos...me encanta que hayas escrito ese post.
Tienes una razón como un templo...a veces estas cintas de "gasolinera" los covers les daban mil vueltas a los originales...aún no he escuchado esta, pero luego lo haré.

Solo quería felicitarte por el escrito de hoy
ya sabes QUERIDITO...te toca seguír y escribir...que me encanta y a muchos lo mismo. Lo que escribes y los temas que elijes

Hasta dentro de un ratíto.

Besitos
Marta

Joan dijo...

Uuuuui, Marta.
Lo de esta cinta, y lo de que a veces las cintas de covers daban mil vueltas al original... Sí, a veces pasaba, pero eso, en contadas ocasiones, porque tengo cada cinta de covers por casa... que mejor me callo.
Pero es que estamos con lo de siempre, esas cintas, hablando en plata, puteaban al artista original, que era el que realmente lanzaba el producto al mercado y el que se lo curraba, y esas cintas le reducían la venta del producto original. Así que, ya que las discográficas sacaban cintas de covers, pues como mínimo los oidos del consummidor agradecen que las covers sean buenas.. En fin, qué te voy a contar, tú en el tema de grabación de discos y de sufrir las covers ya tienes experiencia, aunque por suerte no me consta que de nins se hicieran muchas.
Ya me dirás qué tal la canción, un besazo!

Inma dijo...

Vaya morro que tiene el personal...uff...
Y el disgusto de l pobre que se la compraba por equivocación.

Iván Beltrán dijo...

Definitivamente, además de un golfo eres un freakie más grande que la basílica del Pilar jajajaja.

Tremenda la canción con la que nos has deleitado. De todas maneras, no es por desprestigiar a nadie ni quitar mérito a los tales quique y Alma pero es que Enrique y Ana no son precisamente los paradigmas de los buenos artistas. Tenían canciones geniales como, por ejemplo, la de amigo Félix que a mí me encanta pero si esa canción la pillan un par que canten bien ya ni te cuento.

Ale, un abrazo y voy a seguir cotilleando tus idas de olla.

Rosa Chacón dijo...

o conocía yo esta versión xddddd. Yo tenía y tengo una cinta guardada d estas d gasolinera de los payasos de la tele.

Joan dijo...

Hum... La cinta de los payasos que dices no será una que tenía también las canciones Sopa de amor, me pongo de pie, D'artacan etc?
Porque si es esa, la tengo. La primera canción es la de "el loco mundo de los payasos"

Lombard dijo...

Saludos Joan:
Interesantísimo lo que cuentas de las cintas de gasolinera.
Yo también fui un niño en los 80 y me uno plenamente a esa reivindicación. A mí todavía me emociona dar vueltas a esos paneles giratorios de los bares de carretera aunque ya nunca aparecen cantantes infantiles.
Pero, con tu permiso, quisiera hacer una matización que espero no te moleste. Ya conocía, porque te lo leí a tí, lo de la cinta de Quique y Alma. Acabo de escuchar una parte.
Y, ay, lo lamento en el alma pero debo discrepar contigo.
Me quedo con las canciones originales. Tal vez porque yo sí he tenido el vinilo original desde que tengo memoria.
Yo creo que ese es un elemento de mucho peso, gustos personales aparte. En mi corazón se ha instalado una versión y la otra, que no dudo de mayor calidad, ya no encuentra hueco. Exactamente lo mismmo que tu pero a la inversa.
En todo caso magnífica idea reivindicar todo esto.
PD. Es como las versiones de la cinta "El mundo de Ruy". La versión que hay es deliciosa, incluido el que se colara la aspiración antes de interpretar "Nunca podrá estudiar..."
Un abrazo.